Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Documental Tango Medellín

FPAC ED03 100212 tangomedellin

El documental Tango Medellín fue nominado a los Premios India Catalina y recibió un Premio Simón Bolívar en el año 2009. Este trabajo, realizado por Federico Benítez, cuenta la historia del tango en Medellín y recorre los sitios tradicionales que mantienen vivo este género en la ciudad.

En el año 2009, Tango Medellín recibió el Premio Simón Bolívar a la mejor emisión cultural, un honor para los que están convencidos de que este género hace parte del patrimonio cultural de la ciudad. Federico Benítez habló con MEDELLÍN CULTURA y compartió su experiencia en esas noches de copas, lágrimas y tangos.

¿Cuál es su apuesta como documentalista?
En los documentales la cámara es un testigo y uno tiene que plasmar en el producto audiovisual lo mismo que sintió viendo la historia. Siempre miro las historias desde el punto de vista humano; no me gusta adular proyectos sino a la gente que está detrás de esos proyectos: seres humanos que tienen un sueño por cumplir y una meta donde llegar. Es muy importante estar ahí con la cámara, esperar a que el tiempo pase y no ser uno el que apure el tiempo. Soy muy contradictor de la inmediatez, me parece que eso acaba con el buen periodismo; entre más tiempo pueda extraer de las historias puedo contar mejor las realidades.

Sin ser conocedor y amante del tango, ¿por qué decidió participar en la convocatoria que hizo la Secretaría de Cultura Ciudadana y Telemedellín para contar la historia de este género en un documental?  
No sabía mucho de tango, a veces veía a mi papá escuchando tangos en la casa, pero nunca me interesó. En octubre del año 2008 me enteré de la convocatoria y decidí enviar una propuesta muy básica, pues nunca me ha gustado libretiar los documentales; la idea era contar la historia de cinco personajes que vivieran intensamente el tango en la ciudad, y como los encargados de seleccionar la propuesta querían tener acceso al documental y aportar todo su conocimiento, eligieron la mía.

Estuvimos grabando casi un mes durante todas las noches; nos íbamos para los sitios donde se respira tango y la gente nos habló de su amor por este género. Nosotros lo que hicimos fue hilar el documental de una manera coherente y mostrar lo que era el tango para Medellín desde un contexto histórico hasta un contexto actual y cultural.

¿Qué descubrieron en esa Medellín tanguera y nocturna?
Las jornadas empezaban a las seis de la tarde y muchas veces terminaban a la una de la mañana, pues el tango es oscuro y si grabábamos de día no íbamos a lograr el loop que queríamos. Lo disfrutamos mucho porque no era sólo escuchar tango, también era comer en los sitios donde come la gente que escucha tango, era sentir la otra ciudad, era ver a una persona despechada en la mesa escuchando un tango, era respirar otro ambiente. Soy amante de la noche, soy noctámbulo y el tango siempre ha sido muy oscuro, tiene su mística y a pesar de que no lo conocía mucho me permitió descubrir otro mundo y no me decepcionó, pasamos muy bueno grabando el documental.

De las historias y personajes que aparecen en el documental, ¿cuáles les impactaron?
Con todos los personajes de Tango Medellín tuvimos afinidad. Me impactó el talento de Gloria, su voz es genial. Me enamoró mucho la historia de El Balcón de los Artistas, una academia de baile, ubicada en Manrique. Es un cuento muy bonito porque en una época de violencia fue la salvación para muchos niños que se inclinaron por este género; además, trabajan sin recursos, pero lo hacen por amor al tango; ensayan en un garaje prestado y sus jornadas son desde las seis de la tarde hasta las doce o una de la mañana. Ellos se llevaron toda mi admiración, todo mi respeto.

También me gustaron mucho las historias que conocimos en La Payanca, un bar donde se escucha tango en rocola y hay coperas y todo. Mucha gente lo tildará de mala muerte, para mí es un sitio exclusivo con ambiente de tango, tal y como se vivía en el antiguo Guayaquil. En una noche de grabación, Miguel, uno de los personajes del documental, nos dijo: “Hay unos argentinos, ¿se los consigo?”. Entones nos llevó un cantante y un bandoneonista argentinos. Ellos aceptaron cantar en La Payanca, y después recorrimos el antiguo Guayaquil y nos hablaron de lo que significaba para ellos estar en la ciudad donde había muerto Gardel. Hubo muy buena energía en el documental.

La música es parte fundamental en la construcción de Tango Medellín, ¿cómo se hizo?
Esa fue otra anécdota muy especial porque no había plata para pagar los derechos y la idea era que si alguien quería comprar el documental en el exterior lo pudiera hacer y si utilizábamos música comercial lo limitábamos. Entonces le propusimos a María Alejandra Montoya, la única mujer bandoneonista que hay en Medellín, que interpretara tangos que fueron escritos hace más de ochenta años y que son de dominio público. Ella aceptó y nosotros le pagamos por musicalizar el documental. Contamos con una suerte maravillosa, se alinearon los planetas y eso se ve en el resultado.

El tango hace parte del patrimonio cultural la ciudad, ¿se está haciendo lo necesario para potenciarlo y preservarlo?
Los personajes que viven el tango son los que le aportan a la memoria y al patrimonio cultural de la ciudad; ellos nos dejan sus historias y su amor por este género. El tango no se puede dejar morir porque hace parte de la esencia de los antioqueños, hay que seguir mostrándolo para que la gente por lo menos lo vea y busque a esos señores que conocen del tema. Debemos rescatar las letras; muchos no saben que hubo compositores colombianos que escribieron tangos, como Tartarín Moreira. Dónde estarán todos esos tangos y cómo podemos recuperar esa cultura que hace parte de la ciudad. En el documental solo pudimos contar una mínima parte de esa historia, el tango es mucho más rico.

Después de Tango Medellín, ¿qué percepción tiene de este género?
Me gustó mucho porque empecé a analizar las letras, el ritmo; por ejemplo, sabía de Gardel y de su muerte en Medellín, pero después de escuchar sus letras y su voz me di cuenta de que fue un genio de la música; además, entendí porque tiene tanta acogida en la ciudad. Las letras de los tangos son hermosas, cualquier persona se puede sentir identificada con ellas. El que no se enamore del tango no tiene sentimientos. 

Click aquí para ver el documetal completo.

 

fuente: http://www.medellincultura.gov.co/laescena/Paginas/LE_FedericoBenitez_TangoMedellin.aspx

Irish gambling website www.cbetting.co.uk Paddy Power super bonus.

Síguenos